Cinco curiosidades de la historia del Flamenco.

En UFlamenco queremos abrir el arte a todo el mundo, queremos que todos los que quieran aprender flamenco puedan hacerlo desde un punto de vista académico de la mano de los mejores profesionales del mundo del flamenco. Y para que vayáis calentando motores, hoy en nuestro blog queremos indagar un poco más en las raíces de este arte y contaos cinco curiosidades que a lo mejor no sabíais de la historia del Flamenco. Prepárate, que empezamos.

Orígenes.

No está muy claro cuándo comenzó todo. Si bien es cierto que el flamenco como lo conocemos hoy en día data del siglo XVIII, hay muchas y variadas opiniones sobre cómo y cuándo empezó todo. La teoría más extendida y aceptada por los estudiosos del flamenco es que todo empezó en Andalucía. La convivencia durante generaciones de musulmanes, gitanos, castellanos inmigrantes, judíos y de los propios habitantes originales de aquellas tierras dio como fruto, lentamente, el Flamenco que hoy en día conocemos. Es decir, el Flamenco es el resultado de la mezcla cultural de todas estas razas y formas de ver la vida. Pero claro, esta teoría, como muchas otras, no se ha podido demostrar. Aunque a nosotros, por todo lo que implica, nos encanta: El flamenco, ya en su nacimiento, era una mezcla hermosa del pensar y el sentir mucha gente diferente.

Nombre.

Hay muchas teorías sobre el por qué del nombre: Flamenco. Y lo cierto es que todas son, cuanto menos, curiosas. Te contamos a grandes rasgos algunas de las teorías que circulan en algunos libros.

  • Expresión: El nombre proviene de la expresión andalusí “fellah min gueir ard”, que significa “campesino sin tierra”.
  • Animal: Los primeros artistas flamencos recordaban por su aspecto (estirado, quizá) a las aves zancudas del mismo nombre.
  • Flandes: Algunas teorías aseguran que el Flamenco llegó a España proveniente de Flandes en la época de Carlos V. Aunque esta hipótesis se desvanece rápidamente, ya que el Flamenco como estilo musical no surgió hasta varios siglos después.
  • Gitanos y Flamencos. En uno de los primeros estudios sobre el flamenco se asegura que en el siglo XVIII, los gitanos, principales artífices de este género musical, eran conocidos en Andalucía como flamencos.

Más que un estilo musical.

En Noviembre de 2010, el comité intergubernamental del Patrimonio Inmaterial de la Unesco acordó en Nairobi, Kenia, otorgar al arte ‘jondo’ la distinción de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, tras la candidatura presentada por el Ministerio de Cultura gracias a la iniciativa de las comunidades autónomas de Andalucía, Extremadura y Murcia.

La Fusión Flamenca.

En los años setenta, una nueva generación de artistas flamencos, que habían crecido bajo la influencia de artistas tradicionales, comienzan a descubrir al mundo un nuevo flamenco. Podemos personalizar esta nueva generación en la pareja formada por Camarón de la Isla y Paco de Lucía, que rompen con el conservadurismo y comienzan a llevar el flamenco fuera de España. Esto provoca, en parte, que el flamenco comience a conocerse a nivel internacional aún más, y, a la vez, ellos mismos reciben influencias de otras culturas y empiezan a introducir nuevos instrumentos como el cajón peruano o la flauta travesera. Influencias e instrumentos que recogerán y evolucionarán sus predecesores, dando origen a un nuevo flamenco fruto de la fusión con otros estilos e instrumentos.

El arte se aprende.

Y llegamos hasta nuestros días. Hasta algo que quizá no sabías. Quizá pensabas que el flamenco se aprendía de padres a hijos o que resultaba imposible aprender flamenco sin ser español o andaluz. Pero no. Aunque hasta ahora el flamenco siempre ha sido un arte muy autodidacta, transmitido en muchas ocasiones de padres a hijos, esto ha comenzado a cambiar. Gracias, por ejemplo, a lo que queremos hacer en UFlamenco: unir a los mejores profesionales de este mundo como Pepe Habichuela, Antonio Canales, Antonio Guadiana y muchos otros para crear el mejor Centro Superior de Estudios del Flamenco. Un lugar donde cualquier aficionado pueda aprender flamenco y conseguir un Grado Profesional o una titulación superior. Y todo, cómo no, junto a los mejores. Photo credit: Angel T. via photopin cc